Hera

Griego antiguo Ἥρα
Equivalente romano Juno
Padre Crono
Madre Rea
Tipo Dios Olímpico

Hera. Esposa legítima de Zeus.

Iconografía de Hera

Suele representarse majestuosa, en un trono y coronada con el "polos". A veces lleva en la mano una granada.

Mitología de Hera

La más grande de todas las diosas olímpicas, Hera era hija mayor de Crono y Rea, y por tanto hermana de Zeus. Como todos sus hermanos, fue tragada por Crono, pero fue devuelta a la vida por la astucia de Metis y la fuerza de Zeus, el único hijo que no había sido tragado.

Criada en los confines del mundo por Océano y Tetis, Hera casó con Zeus. Las bodas fueron solemnes. Dice Hesíode que la diosa era la tercera mujer que Zeus tomaba "en justo matrimonio" (la primera fue Metis, luego Temis). Se decía, sin embArgo, que el amor de Zeus y Hera era muy antiguo, y que se habían unido secretamente cuando Crono reinaba todavía sobre el Universo, antes de la Titanomaquia. De la unión salieron cuatro hijos: Hefesto, Ares, Ilitía y Hebe. El lugar donde se celebró el matrimonio fue en el Jardín de las Hespérides -según la versión más corriente-, el símbolo mítico de la fecundidad. Los mitógrafos dicen que las manzanas de oro de este jardín fueron un presente de Gea a Hera cuando su boda con Zeus, y que la diosa las encontró tan preciosas que las plantó en su jardín, al borde del Océano.

En tanto que esposa de Zeus, se la representa como mujer celosa, violenta y vengativa. A menudo se irrita contra Zeus, ya que se siente insultada con cada una de las infidelidades de su esposo. Con su odio, persigue a las amantes, pero incluso a los hijos que han tenido con el dios. Un ejemplo claro es Heracles, puesto que se atribuye a la diosa la idea inicial de los "doce trabajos", y lo persiguió sin tregua hasta la apoteosis final. Sin embargo, su actitud le costó caro, ya que Zeus la castigó a veces cruelmente.

A veces la cólera de Hera y sus venganzas tienen otras causas. Por ejemplo, se cuenta que un día la diosa discutía con Zeus sobre quién gozaba más intensamente de los placeres del amor, el hombre o la mujer. Zeus sostenía que las mujeres llevaban ventaja, todo lo contrario de lo que decía Hera. Al fin, las dos divinidades decidieron consultar a Tiresias, que había tenido, sucesivamente, la experiencia de uno y otro sexo. Éste dio la razó a Zeus. Llena de ira por verse así desmentida, Hera privó de la vista a Tiresias.

Hera también tomó parte en el concurso de belleza, en el que se enfrontó con Afrodita y Atenea, tomando a Paris como árbitro. Al no ser la elegida, tomó partido en contra de los troyanos para vengarse de Paris -que no había aceptado su recompensa si elegía a Hera como ganadora: la sobiranía del universo-.

El atributo ordinario de Hera es el pavo real, cuyo plumaje pasaba por ser la imagen de los ojos de Argo, el "guardián" que la diosa había colocado junto a Io. Sus plantas, el helicriso, la granada y el lirio.

El culto a Hera

Era la protectora de las mujeres casadas.

volver arriba